Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Inauguración de rincón infantil en INR

Un rayito de sol

Niñas jugando en el rincón infantil
Fecha: 17/05/2018
Autor: MIDES

En el marco del Mes de la Primera Infancia, Uruguay Crece Contigo del MIDES inauguró un rincón infantil en la Unidad Nº 9 del Instituto Nacional de Rehabilitación, lugar donde se encuentran recluídas madres con sus hijos.

Uruguay Crece Contigo (UCC), que trabaja de manera universal, tiene como uno de sus cometidos acompañar a familias con mujeres embarazadas y con menores de 4 años en situación de especial vulnerabilidad. En este marco, extiende su trabajo al sistema de privación de libertad en todo el país, acompañando a las mujeres que conviven con sus hijos e hijas. Desde que se inició el trabajo en estos centros 157 mujeres han sido acompañadas en todo el país.

El trabajo en la Unidad N°9

En Montevideo, los muros que supieron contener los problemas psiquiátricos en el Hospital Musto, ahora son los que privan de libertad a mujeres en conflicto con la ley en el INR. Dentro de la variedad de situaciones que allí se encuentran, una es la reclusión de madres con hijos menores de 4 años. El recinto destinado a estos fines es la Unidad Nº 9; un módulo que se ubica en un extremo del centro penitenciario, en el que actualmente se encuentran diez madres y la misma cantidad de hijos.

Una dupla de técnicas de UCC traspasa estos muros todas las semanas para atender las condiciones de desarrollo de los niños y las niñas que allí se encuentran. El objetivo es claro: disminuir el impacto que genera el encierro en los niños y apostar a un acompañamiento para estas mujeres, que en un tiempo estarán de nuevo en libertad y deberán reacomodar sus vidas para obtener nuevas oportunidades.

Además del acompañamiento y el apoyo a cada una de las madres, en esta oportunidad UCC contó con la colaboración del Centro de Diseño de la Facultad de Arquitectura para desarrollar el rincón infantil. Este lugar de esparcimiento pretende generar nuevas oportunidades de desarrollo y estimulación para los más pequeños.

La inauguración

El día de la inauguración del espacio estaba gris y lluvioso. Cuando llegaron las autoridades, algunas mamás cocinaban en el comedor mientras que otras esperaban dentro de sus habitaciones. La tensión inicial dominaba el ambiente, tanto para estas mujeres que aguardaban como para el personal policial que debía atender cada movimiento y para los recién llegados.

El personal técnico de UCC junto con las operadoras penitenciarias que trabajan día a día con las madres, pusieron lo mejor para disminuir la presión durante toda la jornada, cosa que fue conseguida con bastante éxito. De todos modos, hubo momentos en los que el ambiente se volvió tenso. Pero para las profesionales, tanto del MIDES como del Ministerio del Interior, esta tensión era algo esperable.

Mientras tanto, la inocencia de los niños fue ganando terreno de espaldas al mundo gris de los adultos. El color y las texturas de los juegos, llamó la atención de los bebés que poco a poco se fueron animando a explorar el lugar. Un mural con la leyenda “Pa’ delante”, que gobierna la sala, emitía un mensaje de optimismo para las mujeres que se encontraban en aquel mundo infantil. Y escondido entre las paredes, un mensaje escrito por una mamá: “Nace una vida e ilumina a otra”.

Luego de la inauguración formal realizada en el propio rincón infantil, autoridades y reclusas fueron hasta el otro extremo del pabellón, donde se encuentra la sala de visitas. Ahí continuó la actividad. Otro pequeño rincón de juegos en una esquina marcaba la presencia de niños en aquel mundo hostil.

La banda de música para niños compuesta por expertas en pedagogía musical: Ajó Experiencias Musicales Oportunas fue la encargada del cierre. La banda tocó, jugó con los niños, las madres, los técnicos y las autoridades. Por unos cuantos minutos, la música permitió divertirse a los niños y descomprimir la tirantez de los adultos.

Las palabras del final de la actuación sirvieron como indicador de que la actividad había culminado. No hubo un cierre formal; se fue apagando, al igual que la música. Las madres se fueron como llegaron, las autoridades se marcharon. Todo fue lentamente volviendo a la rutina. El día seguía siendo gris. Pero al final, la sonrisa tímida de los bebés fue como un rayito de sol. Ellos no lo saben, pero sus risas inocentes son un verdadero baño de luz en medio de un mundo poco feliz.  

Línea gratuita del MIDES. 0800 7263